El poder de las pequeñas cosas

El ritmo de vida que llevamos hoy en día suele ser trepidante. Trabajemos como empleados, por cuenta ajena o nos dediquemos a la casa, hijos, etc., todos tenemos obligaciones que nos hacen pasar muchos días o incluso semanas sin pararnos a hacer algo que nos guste. O peor todavía, sin pararnos a pensar qué nos gustaría hacer.

Yo soy también una de estas personas… hasta hoy. Hoy, después de muchos años deseándolo, ¡¡¡he ido a la nieve!!! Para algunos podría parecer una tontería, pero yo siempre pensaba que había obligaciones antes que el ocio, o que era un gasto demasiado grande para mí, o mil excusas más.

Realmente hacer algo que deseamos no tiene por qué ser tan imposible o no tenemos por qué sentirnos culpables.

20170121_110959

¡¡¡HOY HA SIDO UN DÍA INOLVIDABLE!!! Me he sentido como una niña pequeña jugando horas y horas con la nieve, tirando bolas, haciendo muñecos de nieve con mis hijos, tirándonos en trineo, haciendo el ángel. Ellos sólo habían visto la nieve una vez en su vida cuando eran muy bebés, y la felicidad que irradiaban sus rostros hoy no tiene precio. Ahora estamos agotados, pero muy muy felices.

Además, este día ha supuesto, a pesar del cansancio, una carga de pilas enorme. Estoy segura de que los días que vienen seré mucho más productiva y eficiente en mis tareas, porque me siento feliz y plena, con derecho a permitirme ser feliz.

Las pequeñas cosas RESULTAN ENORMES.

Anuncios

Un comentario en “El poder de las pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s