La ciudad

Siguiendo con el tema de desconectar, he pensado en la cantidad de lugares a que no conocemos en nuestra propia ciudad.

¿Hace cuánto que no vas a un museo? ¿Al teatro? ¿A un concierto? ¿A un parque?
¿Hace cuánto que no caminas por una calle distinta o usas otra ruta para volver a casa?

Llevo unos cuantos años viviendo en la misma ciudad y hace poco me di cuenta de que a penas la conozco. Siempre he dicho que es pequeña, que no tiene nada nuevo que ver, que no puede sorprenderme. Pero la ciudad también es una especie de ser vivo. Se va renovando constantemente. Crece, se expande, sube.

860517_10200625772625499_917289494_o

La calle en la que vivo siempre fue de casas y personas mayores. Hace un año levantaron dos edificios de departamentos en frente, llegó gente joven, supermercados, restaurantes y, me di cuenta de que nada permanece para siempre del mismo modo, ni si quiera eso que desde pequeños vimos sin cambiar. Tarde o temprano, en algún momento de la historia, todo cambia. Estamos creados para cambiar, para madurar, para crecer, para conocer nuestros gustos y expandirlos. Para entender nuestro presamiento y transformarlo. Para escuchar a los otros y adoptar como nuestras los aspectos que necesitamos como propios.

La ciudad también da eso. Da un atardecer distinto desde otro barrio o plaza.
Aquí hay un cerro protegido como reserva natural, justo en la ciudad, a dos calles del centro. Es un gran pulmón verde, con aves y vistas preciosas.
Hace dos años que no subo, ¿por qué?

174925_4802574461007_1818336931_o
Personalmente creo que es cómodo “dejarse estar”, quejarse de las cosas que no nos gustan y no hacer nada por orientarnos hacia las que sí, hacia las que sí pueden aportarnos, a las cosas que seguramente hay que nos gustarían, pero todavía no las conocemos y, para conocerlas, primero hay que salir de esa burbúja de humo llena de negaciones y espesura.

Creo que esto es aplicable a todo. Los que creemos que no tenemos ningún talento, seguro que sí, y más de uno. Todos tenemos cierta personalidad polinizadora, ganas de aprender, de conocer, de explorar y que todo esto nos expanda a nosotros mismos, nuestra personalidad, nuestros intereses.

402581_2926520760837_1510744822_n

Cuando uno sale de uno mismo, las posibilidades se multiplican. La experiencia nos multiplica. Podemos llegar a conocernos mejor y a la vez comunicarnos mejor con los demás.

Sienta bien estar en armonía con los lugares que habitamos, las personas que tenemos y las cosas que nos apasionan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s