El tiempo

El post de hoy se lo vamos a dedicar a un concepto que todos conocemos pues convivimos con él a diario, pero que pocos lo entienden como tal pues es muy relativo.

Podríamos decir que hay dos tipos de tiempo. El tiempo verdadero que es el instante presente (único real al fin y al cabo) y el falso tiempo, que es aquél que necesita la mente para programar tareas, recordar, organizar eventos, trabajar), muy útil, pero si nos excedemos nos causa estrés y enfermedades.

Y es que la gran mayoría no nos damos cuenta de su importancia, pues es el activo más importante del que disponemos y a la vez el más preciado pues no es recuperable. Cuando nos contratan en cualquier empresa para trabajar, lo que realmente hacemos es intercambiar nuestro tiempo por dinero. Quiero aclarar que esto no es malo ni mucho menos, siempre que te encuentres realizado y feliz con el trabajo que desempeñas, si encima estás bien remunerado mejor que mejor. El problema surge cuando desempeñas un trabajo o cualquier otra actividad únicamente a cambio de dinero, el hastío y la frustración está servido.

Vivimos en una sociedad muy rápida y cada vez más llena de estímulos. Y uno de los conflictos que más estrés genera es que tiempo y tarea no vayan acompasados. ¡No me da tiempo a esto!¡Imposible acabarlo para tal fecha!¡A ver si sacamos tiempo y nos vemos!. Parece que la premisa es correr todo el día, terminar una cosa y empezar otra. Añorar aquello que ya se fue y desear aquello que aun no tenemos, pero nunca disfrutar lo que ya está conseguido.

Por si fuera poco somos la generación multitarea, nos han vendido la idea de que tenemos que ser megaproductivos y además atender varias cosas a la vez, si no, algo falla.

Stephen Covey nos deja su particular matriz del tiempo, con la que nos arroja una visión muy interesante acerca de lo urgente y lo importante, pues no son lo mismo.

fullsizeoutput_4e4

 

  • Cuadrante 1: Lo importante y urgente.

Enfócate en ellas pues son las que dependen de ti y requieren de mucha energía.

  • Cuadrante 2: Urgente pero no importante.

Son aquellas tareas que no son tu prioridad, quizás sea la de tu jefe o alguien con capacidad de organizar tu tiempo. Intenta delegarlas lo más pronto posible.

  • Cuadrante 3: Ni importante ni urgente.

¿Tiempo que se va y no sabes cómo?. A no ser que te sobre tiempo, intenta desecharlas. Pues tienen que ver con aquellas tareas que nos roban tiempo gratuitamente (mail, redes sociales, whatsapp). Calcula el tiempo que se va al final del día cada vez que las consultas.

  • Cuadrante 4: Lo importante y no urgente.

Tu segunda prioridad a la hora de abordar tareas. Pues son cosas o asuntos que de no acometerlos en tiempo y forma acabarán pasando a ser urgentes.

Uno de los secretos de la felicidad es vivir plenamente el tiempo de que disponemos y emplearlo en tareas que para nosotros tengan sentido.

Amigo lector espero que este post te sirva para concienciarte de la importancia de aprovechar tu tiempo en aquello que más te gusta pues es limitado. Me despido hasta el próximo post. Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s