NADA ES IMPOSIBLE ONLINE 2017

La superación personal no debe entenderse como una idea utópica. Hoy os presentamos 4 ejemplos de personas que han ido más allá de sus propios límites, consiguiendo lo que se proponían.

ETIQUETAS: DISCAPACIDAD, SUPERACIÓN PERSONAL
A menudo, cuando entramos en una librería, dejamos caer nuestra vista en una determinada sección de la tienda. Supérate a ti mismo, 4 retos para ser mejor o Desafíos que ponen a prueba tu capacidad personal, podrían ser algunos de los títulos imaginarios que nos encontráramos en nuestra búsqueda.

Pero, ¿es posible aprender a desafiarnos personalmente? ¿Es cierto que podemos cumplir los retos que nos propongamos, sean cuales sean? En psicología, se define la palabra resiliencia como la capacidad individual para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas variados. En otras palabras, el poder de soportar una situación, por difícil que sea, y aprender de ella.

La resiliencia se manifiesta en las personas, pero también se aprende con el paso del tiempo, y con los cambios de circunstancias. Hoy en el blog os queremos contar algunas de las historias personales que más nos han tocado la fibra sensible, por ser verdaderos ejemplos de superación personal, que todos deberíamos tener en cuenta en nuestro día a día.

Kyle Maynard: un luchador en la pista y en la vida

Kyle Maynard es un joven estadounidense que ha desafiado a todos y todo. Nacido en Georgia en 1986, sufre desde pequeño un trastorno genético muy raro, denominado amputación congénita, por el que no tiene ni codos ni rodillas.

Sin embargo, este problema físico no le ha impedido cumplir sus metas. A pesar de su discapacidad, Maynard no ha dejado nunca de luchar, sirviéndonos como un gran ejemplo de cómo afrontar los desafíos en la vida.

Una de las leyendas vivas de las historias de superación personal es la del conocido como equipo Hoyt. O lo que es lo mismo, la pareja formada por Dick Hoyt (padre) y Rick Hoyt (hijo). Una historia enternecedora, que nos cuenta cómo podemos superar todas las barreras que tenemos delante.

Rick nació con una discapacidad adquirida, debida a que durante su nacimiento, el cordón umbilical se enrolló alrededor de su cuello, por lo que no le llegó suficiente oxígeno al cerebro, y esto le produjo una parálisis cerebral. Desde pequeño Rick comenzó a usar un ordenador especial para comunicarse, donde escribió por primera vez “¡Vamos Bruins!”, en referencia al equipo deportivo de la Universidad de California.

Su afición por los deportes creció a medida que su padre comenzó a llevarle a competiciones. Si tienen que nadar, Dick empuja a su hijo en una barca. Si deben correr, su padre le empuja en una silla de ruedas especialmente adaptada. Si han de ir en bicicleta, Rick va en una silla acoplada a este vehículo.

Solo hasta 2005, habían llegado a participar en un millar de eventos, entre los que se incluían triatlones, duatlones, o incluso maratones. Una historia de amor y superación personal que nos emociona realmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s