Momentos

La vida está hecha de momentos.

Creo que todos estaremos de acuerdo con esta afirmación. Espero. Pero ¿a qué me refiero con esto y qué me gustaría transmitiros con este post?

Si me pongo a hacer memoria y a recordar mi infancia, lo que siempre me viene a la cabeza y me hace sonreír son los momentos compartidos. Tardes jugando con mis primos y hermanos, fiestas de cumpleaños en casa con un montón de amigos del cole, la excursión que hicimos en 6° de primaria a la nieve durante una semana con toda la clase, en la cual aprendí a esquiar un poco y casi me rompo una pierna, las tardes de los domingos jugando con mi hermana a que éramos Tod y Toby (Disney)… Podría mencionar millones de momentos. Experiencias que me hacen feliz al recordarlas. Ellas son las que me dan la sensación de haber vivido.

¿Por qué digo todo esto? Porque no recuerdo, ni aun queriendo, regalos o cosas materiales. Bueno, sí recuerdo alguna muñeca o peluche o algún juego con el que pasaba horas jugando, pero los recuerdo por los magníficos momentos que pasé con ellos, no por su “valor” económico o social.

cocina-familia-7

Según mi forma de entender el mundo, nada hay más valioso que nuestro tiempo y el que compartimos con nuestros seres queridos. Hoy en día mis hijos son los que se están dando cuenta de la importancia de compartir momentos y valoran y agradecen muchísimo cuando compartimos una película comiendo palomitas de maíz, jugamos todos a un juego de mesa, pasamos la tarde contando cuentos inventados, cocinamos juntos, jugamos a tirarnos unos encima de otros… ¡Eso es vida!

Anuncios

La importancia de SER NIÑOS

baixa-1

Hoy he tenido la gran suerte (si es que existe la suerte) de poder asistir a una obra de teatro musical sobre el Principito. Debo reconocer que la historia de Saint-Exupéry me apasiona y que cada vez que la leo descubro en ella nuevos aprendizajes.

Aparte de quedar maravillada por el montaje, la escenificación, la actuación de actores y actrices, la música… me ha vuelto a remover las emociones y a plantearme algunas de las cosas básicas de la vida.

Uno de los aprendizajes del libro es la importancia de las pequeñas cosas, de valorar lo que no se ve. Quizás una de las frases más conocidas del Principito: lo esencial es invisible a los ojos. Y yo hoy también lo he podido constatar estando allí sentada, disfrutando de la obra en buenísima compañía…. HE SIDO PLENAMENTE FELIZ!!! Pero no sólo en el teatro, cualquier momento solos o acompañados puede ser especial y hacernos sentir plenos. Lo importante es darse cuenta de ellos y saberlos valorar y agradecer. Cualquier salida o puesta de sol, compartir un cafe con un amigo, un paseo por la montaña o por la playa…

maxresdefault

Otro de los aprendizajes del Principito es la importancia de la amistad. En el libro aprendemos que lo importante de una amistad es el tiempo que se comparte con esa otra persona, las experiencias vividas juntos. Saint-Exupéry habla de domesticar, refiriéndose a acostumbrarse al otro, a su forma de ser, de comportarse. En ese momento, el otro deja de ser uno más para ser alguien especial y único en el mundo. Y el autor lo hace a través de la relación del Principito con el zorro. Ambos se domestican y entonces pasan a necesitarse y a vivir cada momento juntos (incluso los momentos de esperar la llegada del otro) muy felices.

diferencia-entre-querer-y-amar-el-principito-3

A partir de este aprendizaje el Principito se da cuenta de por qué su rosa es tan especial para él. No es porque sea la única rosa del mundo (como él creía), sino porque para él es ÚNICA y especial por el tiempo que han vivido juntos, a pesar de no entenderse.

Un gran libro, una gran obra, un gran aprendizaje para la vida. ¡¡NO DEJEMOS JAMÁS DE SER NIÑOS!!