Cambios y limpieza

Todos sabemos que la vida no es un camino lineal y recto. Pasamos épocas muy buenas, en que parece que todo es perecto y de repente algo se tuerce y caemos en picado. Estos baches, estas subidas y bajadas nos van acompañando a lo largo del tiempo y tenemos que aprender a afrontarlos.

Muchas veces, después de uno de estos baches, sentimos la necesidad de hacer limpieza, tanto interna como externa. Cambiamos algunos hábitos, tiramos cosas que nos hacen sentir mal, empezamos nuevas rutinas, etc.

Es algo así como una puesta a punto para un nuevo comienzo. Experiencia superada, nuevos objetivos, cambio de hábitos y cosas.

En la vida deberíamos aprender a deshacernos de todo lo que no nos hace felices. Mucha gente aconseja deshacerse de ropa que hace más de dos años que no nos ponemos. Otros directamente abogan por tirar, donar o regalar todo aquello que no nos hace sentir felices. Creo que muchos de nosotros tenemos tendencia a ir acumulando cosas… por si acaso… porque quizás me servirá en el 2025… porque todas las modas vuelven… Pero la realidad es que todas esas cosas, están ocupando nuestro espacio y muy probablemente acabarán en la basura en unos años sin haberles podido dar una segunda vida regalándolas o donándolas.

PRINCIPIO DEL VACÍO 3.jpg

Lo interesante de “hacer limpieza” es que con ese gesto, nos limpiamos también por dentro y sólo nos quedamos con todo aquello que nos hace sentir bien. Y ¿acaso no es la felicidad y el bienestar lo que todos buscamos?

Anuncios

Los 6 instantes sagrados

Ya os he hablado en algunos de mis posts anteriores sobre la biodescodificación y la psicosomática. Son dos de las dosciplinas que se dedican a entender al ser humano como un todo en el que confluyen aspectos emocionales, ambientales, circunstanciales, biológicos, transgeneracionales, etc. El ser humano es un todo, no la suma de sus partes. Es decir, si nos duele el estómago, no se trata de mirar solamente el estómago, sino muchos otros aspectos que pueden ser los causantes de dicho dolor.

01-concepcion-3

Según las disciplinas mencionadas anteriormente, podemos hablar de 6 instantes sagrados en la vida de una persona. 6 momentos muy importantes para el resto de su vida. Estos 6 momentos son los siguientes:

– el momento de la concepción

– el nacimiento

– la entrada en la vida adulta (independencia, boda, etc.)

– conventirse en madre/padre

– tener nietos/as

– la muerte

Las experiencias que vivimos en cada uno de estos momentos, lo que sentimos, las emociones que nos causan, son la clave para nuestro futuro.

Los expertos dicen que si en el momento de la concepción nuestros padres no querían concebirnos, eso lo acarrearemos toda la vida. O si nacemos de forma más o menos natural, eso también nos afecta. Y así concada uno de los 6 momentos sagrados.

Ahora bien, podemos cambiar lo que no nos guste, conociendo esto y trascendiéndolo.

Despedida…

Todos sabemos que nada es eterno. Sabemos que la vida (por lo menos la que conocemos) termina tarde o temprano. Sabemos que en nuestra vida entran y salen personas, que no tenemos la certeza de que cada vez que nos despedimos no es la despedida definitiva.

Todos los días, de forma bastante automática nos despedimos de personas: cuando damos las buenas noches, cuando decimos “hasta mañana” en el trabajo, cuando hablamos por teléfono, cuando nos cruzamos a alguien conocido por la calle… tantas veces nos despedimos sin pensar que esa despedida podría ser una despedida definitiva.

imagenes-con-frases-de-despedida-20.jpg

No estamos acostumbrados a las despedidas de verdad. A esas que sobrepasan nuestros límites, que nos desgarran el alma. Todos sabemos que la vida no es eterna. Todos sabemos que en la vida dejamos de estar con personas con quienes querríamos estar. Y aún así, no sabemos cómo llevar el dolor que una despedida supone. No sólo me estoy refiriendo a la muerte. Es igualmente doloroso perder a un ser querido por la distancia.

¿Cómo poder soportar el dolor de la DESPEDIDA? ¿Cómo despedirse de alguien de quien no quieres ni puedes separarte?

En la vida deberíamos aprender a afrontar mejor las despedidas. Quizás nos ahorraríamos un poquito de sufrimiento… tan doloroso.

Adaptándome a los cambios

No es nada nuevo decir que en la actualidad todo avanza y cambia a velocidades vertiginosas. Internet, los avances tecnológicos, el conocimiento… todo vuela, y desde hace unos años siento especial interés por la capacidad que tienen ciertas personas por adaptarse especialmente bien a dichos cambios. Pienso que es una de las capacidades más importantes que deberíamos aprender todos a desarrollar, porque estaremos relacionándonos toda la vida con cambios de un tipo u otro.

miedo-al-cambio

Hoy mismo me ha tocado vivir uno de esos cambios. Reconozco que no tengo una facilidad abismal para adaptarme a los cambios y que a menudo me causan angustia y malestar.

Llevo años apuntada a la bolsa de interinos de educación, ya que soy maestra de educación infantil, y hoy me han llamado por primera vez para hacer una sustitución de 10 días, en principio. A pesar de estar esperando este momento muchísimo tiempo, no me esperaba para nada que llegara hoy y reconozco que, como tenía otros planes (mi pareja vive en la otra punta del mundo y ha pasado un mes conmigo y se va pasado mañana), me siento desconcertada, y no sé si sentirme feliz o triste. De hecho me siento de las dos formas a la vez y eso me descoloca.

7d8c56a7c4da986b34bea3491a9b4101

Me han cambiado los planes.

La llamada que llevo años esperando ha llegado en un momento extraño, pero sé que es algo muy bueno.

Debo aprender a adaptarme. En la vida me ha pasado varias veces que, teniendo planes, algo ha sucedido que he tenido que tomar un plan B. Cuesta pero no es tan grave. Muchas veces con el tiempo me he dado cuenta de que el plan B acababa siendo mejor que el A.

Momentos

La vida está hecha de momentos.

Creo que todos estaremos de acuerdo con esta afirmación. Espero. Pero ¿a qué me refiero con esto y qué me gustaría transmitiros con este post?

Si me pongo a hacer memoria y a recordar mi infancia, lo que siempre me viene a la cabeza y me hace sonreír son los momentos compartidos. Tardes jugando con mis primos y hermanos, fiestas de cumpleaños en casa con un montón de amigos del cole, la excursión que hicimos en 6° de primaria a la nieve durante una semana con toda la clase, en la cual aprendí a esquiar un poco y casi me rompo una pierna, las tardes de los domingos jugando con mi hermana a que éramos Tod y Toby (Disney)… Podría mencionar millones de momentos. Experiencias que me hacen feliz al recordarlas. Ellas son las que me dan la sensación de haber vivido.

¿Por qué digo todo esto? Porque no recuerdo, ni aun queriendo, regalos o cosas materiales. Bueno, sí recuerdo alguna muñeca o peluche o algún juego con el que pasaba horas jugando, pero los recuerdo por los magníficos momentos que pasé con ellos, no por su “valor” económico o social.

cocina-familia-7

Según mi forma de entender el mundo, nada hay más valioso que nuestro tiempo y el que compartimos con nuestros seres queridos. Hoy en día mis hijos son los que se están dando cuenta de la importancia de compartir momentos y valoran y agradecen muchísimo cuando compartimos una película comiendo palomitas de maíz, jugamos todos a un juego de mesa, pasamos la tarde contando cuentos inventados, cocinamos juntos, jugamos a tirarnos unos encima de otros… ¡Eso es vida!

El poder de la amabilidad

images

Hoy me gustaría hablaros de algo de lo que hace tiempo que me doy cuenta y que, a pesar de que no le damos la importancia que según yo requiere, me parece algo extraordinario.

¿Cuántas veces hemos perdido la ilusión por algo que queríamos porque la persona con quien contactamos no fue muy amable? O ¿cuántas veces hemos deseado hacer algo que antes ni nos habíamos planteado por el simple hecho de que alguien nos lo supo “vender” muy bien.

No me refiero solamente a vendedores de cosas o de servicios. En su caso me parece primordial tener la cualidad de ser amable. Sino a todas las personas en general.

Qué bien sienta conversar con una persona atenta, que te valora, que te respeta. Una conversación con alguien así puede incluso cambiar tu estado de humor.

A mí, personalmente, cuando me encuentro con alguien así me hace sentir muy bien. Hoy me he topado con una de esas personas. Ella era la encargada de alquilar unas barquitas de remos. En el momento en que hemos ido no había disponibilidad de ninguna, pero nos ha dicho que volviéramos después de comer (2 horas después), que ella ya volvería a estar allí. Todo muy amablemente. Cuando ha salido para ir a comer nos ha visto allí (faltaba una hora para las 3) y nos ha alquilado una de las barquitas que en esos momentos no alquilaban por ser la hora del almuerzo para que no tuviéramos que esperarnos tanto. Todo con una sonrisa.

20170204_135527

Después de esta experiencia sé que volveré allí. Incluso recomendaré el lugar a otras personas.

Para mí, es como mágico el poder de la amabilidad.

El Proyecto Sentido

 

Desde la perspectiva de la biodescodificación, bioneuroemoción, y otras disciplinas, se entiende que lo que vivimos o la forma en que sentimos lo que experimentamos viene determinada por varios factores. Uno de ellos es el Proyecto Sentido.

El Proyecto Sentido podría definirse como el proyecto para el cual somos concebidos. Vamos a poner un ejemplo que Jean-Guillaume Salles pone en sus conferencias sobre el tema para entenderlo mejor. Una bombilla fue creada para dar luz. Podríamos decir que su Proyecto Sentido fue iluminar. Pues bien, cada uno de nosotros tiene su propio Proyecto Sentido que, generalmente, recibimos de forma inconsciente por parte de nuestros padres.

En él influyen muchos factores, como el haber sido deseados o no, haber sido queridos o no, las emociones de la madre durante el embarazo y los primeros 3 años de vida (dependiendo de la escuela llegan a hablar hasta de 7 años), etc. Pongamos un ejemplo, una mujer se entera de que está embarazada y no esperaba estarlo. Si se queda muy feliz, ese bebé sera querido, pero no deseado, porque esa mujer no buscaba quedarse embarazada. Las primeras semanas de vida del embrión, su madre no sabía que existía, y esa sensación queda grabada en el inconsciente del niño aun cuando crezca. Con lo cual ese niño tendrá tendencia a tener la autoestima baja, a sentir que necesita más cariño para sentirse querido, etc. Por supuesto cada persona es un mundo y vive su situación de forma distinta, pero en líneas generales eso nos afecta.

arboldelavida-gestandose

También nos afectan las emociones que vivió la madre durante el embarazo y los primeros años de vida del bebé. Si una madre está triste mientras está embarazada, al bebé se le graba en su inconsciente esa tristeza en relación con él y ese sentimiento puede determinar toda su vida si no se da cuenta de ello y actúa en consecuencia.

Uno de los Proyectos Sentido que pueden bloquear la vida de un individuo es el de cuidar de sus padres cuando sean mayores. De forma inconsciente algunos padres tienen hijos o alguno de sus hijos para que los cuide cuando sean mayores, y esa persona mostrará serios problemas a la hora de tener su propia independencia, de crear su propia familia. Posiblemente tendrá parejas poco estables, porque su misión es la de cuidar de sus padres y su actitud será la de cuidar a todo el mundo.

Hay muchos tipos de Proyecto Sentido. Algunos son positivos y otros negativos. Lo importante es ser capaces de descubrir el nuestro y poderlo trascender en caso de que no nos esté dejando tener la vida que deseamos. La información es poder. Utilicémosla para mejorar nuestras vidas. Si vemos que repetimos patrones, seguramente algo inconsciente nos está impidiendo avanzar. Sabiéndolo tenemos una oportunidad de oro para cambiar nuestra vida y la de los que nos rodean.

Conociendo nuestro Sistema Neurovegetativo

cerebro-500x366

Hace días que os estoy hablando de la biodescodificación, de cómo dicha disciplina entiende la enfermedad, de la importancia del inconsciente, etc. Todo ello está estrechamente ligado a lo que voy a contaros hoy sobre el Sistema Nervioso, o más concretamente sobre uno de ellos (tenemos dos: el Sistema Cerebro Espinal y el Sistema Neurovegetativo). Vamos a centrarnos sobre este último, ya que es el sistema inconsciente, automático e involuntario.

¿A qué nos referimos cuando decimos inconsciente, automático e involuntario? A todo aquello que hacemos sin pretenderlo conscientemente. Por ejemplo, sudamos si tenemos calor, se nos acelera el corazón, respiramos, parpadeamos, etc.

Bien, dentro de este Sistema Neurovegetativo, podemos encontrarnos en dos tipos de situaciones:

relajacion

Situaciones de estrés. Estas situaciones se producen cuando no se satisfacen las necesidades del cuerpo o de alguno de nuestros órganos. Esta carencia puede venir del exterior o de nuestro propio interior, y el Sistema Orto Simpático (SOS) se activa relantizando nuestro sistema digestivo, acelerando nuestro corazón, haciendo subidas de azúcar, etc., con el objetivo de encontrar una solución a dicho estrés.

Situaciones de vagotonía, relajación o recuperación. Cuando se ha encontrado solución a la situación de estrés anteriormente mencionada, el cuerpo u órgano vuelve a su actividad habitual, normalizando la digestión, volviendo a niveles adecuados de azúcar, bajando el ritmo cardíaco, etc. Estas acciones son llevadas a cabo por el Sistema Parasimpático o Vago.

maxresdefault-1

Resumiendo, mientras todo va bien, nos encontramos en vagotonía. El cuerpo funciona con normalidad. En el momento en que entramos en estrés en algún punto de nuestra realidad, entramos en simpaticotonía hasta que resolvemos el problema y volvemos a nuestro estado de relajación. Las terapias basadas en la meditación y relajación se centran en crear ambientes de relajación, porque es el estado necesario para la curación o para mantenerse sanos.

 

La enfermedad es la solución

images-5

Según Jung, la enfermedad es el esfuerzo de la naturaleza por curar el cuerpo. ¿Qué significan estas palabras que aparentemente resultan contradictorias?

Para explicarlo volveré a hacer mención de unas disciplinas de las cuales ya os hablé en algunos posts anteriores, que son la biodescodificación, la psicosomática o la bioneuroemoción, entre otras.

El otro día leí en un periódico una entrevista realizada al padre de la biodescodificación, Christian Flèche. Es muy interesante darse cuenta o entender cómo entienden la enfermedad desde esta disciplina. Para la biodescodificación (también llamada descodificación biológica), la enfermedad o los síntomas que tenemos son la solución que el cuerpo ha encontrado para sanarse. Es decir, nuestro cuerpo está formado por distintos órganos, los cuales tienen una función específica. Cuando dichos órganos no obtienen lo que requieren, se crea un conflicto en el cuerpo y ahí es donde aparece el síntoma o la enfermedad.

biodescodi

Flèche comenta que cada emoción que tenemos está relacionada con un órgano concreto de nuestro cuerpo. Evidentemente, cada persona vive de forma distinta y las experiencias le afectan de una manera u otra. Por eso no se puede generalizar tanto, pero sí que establecen unas pautas según las cuales, a partir de un síntoma, podemos seguramente indagar qué emoción nos lo está creando.

Por poner un ejemplo que yo he vivido personalmente, según la biodescodificación, los problemas en la columna vertebral son problemas de desvalorización. Además, según la altura del dolor, se ajusta más el diagnósico. En caso de ser en la parte baja de la espalda, dependiendo de las vértebras afectadas, puede deberse a problemas económicos y en relación a los colaterales.

images-4

En el momento en que nos hacemos conscientes de qué nos está causando ese síntoma, generalmente el síntoma disminuye o incluso desaparece. Esto no significa que no se deba acudir al médico. La mejor solución es una conjunción de ambas disciplinas.

 

Diferentes puntos de vista

images-3

En el día de hoy me gustaría hablaros de un tema que forma parte de nuestra realidad diaria, pero que muchas veces no somos conscientes de ello o nos genera molestia cuando nos pasa. Me estoy refiriendo a la diferencia en los puntos de vista. De paso os recomiendo que leáis el post de un compañero que encontraréis en el siguiente link y que aborda un poco el tema también, pero más enfocado a buscar soluciones a las distintas opiniones sobre un mismo tema. Aquí tenéis el enlace: Aprende a resolver conflictos con otras personas

image

Resulta muy común que nos encontremos conversando con alguien y veamos que nuestros puntos de vista u opiniones sobre un mismo tema son bien distintos. Eso no sería un problema si no fuera porque muchas veces pensamos que nuestra forma de pensar o de ver la situación es la correcta. Y no sólo eso, sino que además pretendemos que los demás piensen igual. Nuestro punto de vista muchas veces creemos que debería ser Universal, pero no nos paramos a pensar que la persona que tenemos enfrente ha vivido unas experiencias distintas a las nuestras, ha sido educado por otras personas, tiene una genética diferente a la nuestra, quizás otra cultura… y todo eso se une en una persona que, por consiguiente tiene muchas probabilidades de pensar de manera distinta a nosotros en muchos temas.

¿Cuántas veces nos molestamos o nos enfadamos porque el otro no piensa como nosotros?

son-3-o-4-puntos-de-vista-formas-de-pensar

Deberíamos tener siempre en mente esto, porque en el momento en que somos capaces de entender que el otro tiene el mismo derecho que nosotros a tener su opinión propia y distinta a la nuestra y que ambas opiniones son igualmente válidas, nos ahorraremos un montón de disgustos, malestares y discusiones y pasaremos a ser más tolerantes y a vivir más en paz.