Una “IDEA”

Dentro de todos sus significados, una idea es la base de todo proyecto, la clave para todo negocio.

¿Que elementos necesitamos para una buena idea de negocio? :

  1. CREATIVIDAD. Ser capaz de ofrecer un servicio o producto único, diferente: en atención al cliente, presentación, tecnología, forma de pago, etc.
  2. OPORTUNIDAD: Basarse en una necesidad u oportunidad de un mercado poco abastecido y con potencial de crecimiento. Llegar en el momento oportuno, ofreciendo un bien o servicio necesitado por el cliente.

Debemos tener unos conocimientos técnicos de mercado, del sector y del negocio en concreto.
Si somos emprendedores busquemos oportunidades de negocios en los nuevos yacimientos de empleo. Son aquellos servicios en los que se prevé una demanda significativa debido a cambios económicos, sociales y tecnológicos.

ideas

Tener en cuenta que sea realista y viable, tanto desde el punto técnico como el económico. Es necesario hacer una evaluación previa de las ideas. Una validación de la idea se harían preguntas como estas:

  1. ¿El servicio o producto satisface las necesidades del consumidor?
  2. ¿Su rentabilidad justifica todo el esfuerzo realizado?
  3. ¿Cuánto capital debo invertir para llevarla acabo?
  4. ¿Podrá competir con otras empresas?
  5. ¿Tengo tiempo para ponerla en marcha?
  6. ¿ Cuál aspecto legal debo considerar y afecta a la normativa?

Puedo enumerar muchas más pero lo importante es que nuestra idea de negocio nos puede llevar a alcanzar muchos sueños, sueños que nunca te podrías imaginar.

Cree, tropieza, cae, tropieza, vuelve a empezar!

Anuncios

La Educaciòn: parte 2

En el post anterior de la educación: parte 1, vimos el concepto de educación formal  como tal y de su importancia para el desarrollo de todas las sociedades.

Hoy quiero hablar de una educación de la cuál se viene hablando varios años atrás y de la cual yo infortunadamente no comprendí y priorice hasta que me hice autónoma.

Durante mucho tiempo me he preguntado cómo podía cambiar en muchas cosas de las que me encontraba agotada, trabajando duro mes a mes, sin poder muchas veces alcanzar lo que quería. Empece a buscar por Internet, como con un sueldo que no superaba las cuatro cifras yo pudiera  ahorrar. Empece en blogs, pase a You Tube, busque por todas partes.

 

Leyendo mucho sobre el tema, escuchando vídeos, indagando todos los días, para entender y aprender como puedo mejorar  mi situación financiera me doy cuenta la cantidad de personas que hablan de lo mismo. La poca importancia que le dábamos a esto y como no  preparamos desde niños en entender el juego del dinero. Nos preparamos para muchos aspectos en nuestras vidas,  comportarnos, aprender… cantidades de cosas interminables pero no para preparamos a manejar el dinero. No se  debe culpar a nadie ahora,  pero si debemos empezar a  comprender, aprender y compartir el conocimiento sobre como se puede mejorar.

Yo estoy aprendiendo, cuesta cambiar hábitos a los que estamos acostumbrados. Esta claro, que lo  aprendemos a temprana edad marcara mucho nuestra vida, pero jamas es tarde para aprender, mejorar y crecer en el conocimiento. Lo digo desde mi experiencia, he tenido que ver muchas crisis financieras en varios lugares donde he vivido y es fundamental estar preparado para el momento que  toque.

 

Aprende sobre como mejorar tu economía si no  sabes con seguridad, refuerza la educación si  lo tienes claro y en ambos casos comparte lo aprendido.

Un saludo!

Fracasa de nuevo, fracasa mejor

En el post de hoy quiero abordar un tema recurrente en la sociedad que vivimos actualmente. Y no es otro que cómo vemos el fracaso, o mejor dicho, cómo nos educan para verlo y reaccionar ante él.

En nuestra cultura, nos inculcan desde muy pequeños que los resultados externos son una medida de nuestro valor interno. ¡Nada más lejos de la realidad!, es curioso que nos eduquen para ser competitivos e individualistas y además tenemos que saber hacerlo todo nosotros. ¿Para qué aprender a trabajar en equipo? ¿Para qué potenciar las virtudes de cada uno? ¿Para qué aprender a crear sinergias con tus compañeros? ¿Delegar?.

Resulta que en el actual sistema educativo le preguntas en un examen a un compañero que domina mejor cierta materia para sacar el “proyecto” adelante y eso es motivo de suspenso. Cuando curiosamente la gente de éxito no sabe más que nadie de todo, por el contrario lo que hacen es rodearse y dejarse asesorar de personas brillantes. Pues entienden el poder del trabajo en equipo.

¿Porqué debemos saber todos lo mismo acerca de las mismas materias?. Ahí dejo la pregunta…

La sociedad de hoy ve el fracaso como algo que debemos evitar por todos los medios, y es eso mismo lo que nos impide conseguir el éxito en cualquier proyecto que queramos emprender.

Tengo entendido que en EEUU debido a la cultura del emprendimiento hace que el fracaso sea percibido como algo natural y necesario para el camino al éxito, para madurar, evolucionar, etc. En definitiva sentirte autorrealizado. Y es que debemos entender de una vez por todas, aunque duela que el fracaso es un medio, no un fin. Sólo aquellos que fracasan alcanzan el éxito en la vida.

Recuerda:

1. El riesgo más grande es quedarte siempre igual por miedo a…

2. Algo que está terminado es mucho mejor que perfecto para comenzar. Un viaje de 20.000 km empieza por un pequeño paso.

3. La ejecución gana discusiones.

4. Si de verdad quieres algo, levántate y ve por ello.

5. Nunca te rindas, vuelve a intentarlo. Estás más cerca de lo que crees.

La vida en ocasiones, cruza en tu camino personas que demuestran una voluntad de hierro para levantarse una y otra vez hasta conseguir aquello que quieren. No conozco algo que inspire a alguien más que eso. Y no sólo te enseñan sino que ves cómo se lo aplican a ellos mismos, dándote cuenta que no es filosofía barata. Así que, gracias por la lección.

Va por ti hermano, sé que llegarás. Tan sólo un poco más, sigue así.

Saludos y hasta el siguiente post.

BENDITA INCOMODIDAD

Hola querido lector, esta vez te quiero contar una experiencia personal que me enseño un par de cosas útiles, tanto, para la vida laboral, como, para mi vida en general.

Acababa de cumplir los 18 años de edad y algo me decía que ya debía empezar a pagarme mis cosas yo solito, sin esperar a papi ni a mami.

Mi amigo Dave llevaba un par de meses trabajando en una pequeña pizzería familiar y para la época de verano necesitaban gente en el negocio. No dude ni un segundo cuando me dijo de ir con él a trabajar.

La dueña del local era una dulce ancianita con una mirada vivaz y llena de energía, pues le gustaba su trabajo y sabia como manejarlo. Durante los dos primeros años que trabajé ahí las cosas iban estupendas, el local siempre estaba lleno, la relación con los compañeros era estupenda, solíamos tener algunos incentivos por nuestro trabajo. Pese a que el trabajo era algo duro yo me sentía bien por el trato que recibía y el sueldo que me llegaba a fin de mes.

Pero todo cambio cuando su hijo tomó el mando del negocio.

Él era una persona autoritaria, y todo debía hacerse como él decía, porque él lo decía y las cosas no se discutían. Está bien que al ser el jefe del local impusiera sus reglas, pero su ego no le dejaba ver más allá de su nariz. Y al no tener en cuenta a sus empleados todo iba cambiando de apoco. Aparte de imponer algunas normas que afectaban directamente al negocio, como disminuir la calidad del producto, había otras que generaba conflicto entre los compañeros, pues no sabía cómo llevar el local.

Durante mi último año en la pizzería, vi como todo iba degenerando en el negocio. Los días en los que no me importaba ir a trabajar desaparecieron, pues llegué a un punto en el que detestaba mi trabajo por todo el desastre y malos rollos que se habían ido generando de apoco. Ya no me sentía cómodo trabajando ahí y lo dejé.

De mi primer empleo he aprendido tres cosas fundamentales:

  1. Los dos primeros años de comodidad en el negocio me cegaron para seguir creciendo como persona, es decir, de no haber cambiado nada en el local aun seguiría haciendo pizzas y no estaría aprendiendo sobre libertad financiera, trabajar desde casa, obtener ingresos por Internet y demás cosas que he ido aprendiendo.
  2. Aprendí que, si eres un buen líder, como mi jefa, tus empleados te respetaran y generaras un buen ambiente laboral que te permitirá sacar el máximo rendimiento de producción. Pero si eres un mal jefe, como mi jefe, tus empleados te odiarán y el entorno que se formará en la empresa hará que tu producción disminuya o, por lo menos, no le sacarás el máximo beneficio.
  3. Por último, que no hay mal que por bien no venga. Después de dejar ese empleo empecé a trabajar en otra empresa más acorde a mis objetivos de vida y con un grupo de personas estupendo.

Lamento haber hecho el post demasiado largo, pero espero que por lo menos no te hayas dormido con mi historia. 🙂 🙂

incomodo.jpg