Tu atención

Bienvenidos a un nuevo post, el tema que vamos a tratar hoy es la atención. La atención es lo más valioso del mundo, pues es una herramienta creadora y por ello todo el mundo la quiere.

No hay más que fijarse por ejemplo en los medios de comunicación. Están continuamente bombardeando con información (o desinformación mejor dicho) sobre todo tipo de problemas, guerras, crisis, conflictos, etc. Incluso buscadores de Internet canalizan nuestra atención hacia aquellos que pagan por ella. Cualquier cosa que sirva para captar nuestra atención y distraernos de lo realmente importante, que es decidir cómo queremos vivir nuestra vida y qué queremos hacer con ella.

Con ello no quiero decirte que atiendas o no las noticias, redes sociales y demás. Eso es decisión de cada uno, pero plantéate lo siguiente:

¿De qué sirve estar todo el día pendiente de las noticias?¿Cambia o mejora mi vida en algo?¿Me hace más feliz?¿Son noticias potenciadoras e inspiradoras o por el contrario son noticias limitantes basadas en miedo y preocupación?. Teniendo todas estas cosas en cuenta yo personalmente prefiero concentrar mi tiempo y mi energía en cosas que sí pueden cambiar mi vida.

Planteáte cosas como lugares a los que te gustaría viajar, aprender nuevos idiomas, vivir en otros lugares. Conocer otro tipo de gente que te inspire a hacer cosas nuevas. Aprender nuevas habilidades que aporten valor a otras personas y de paso monetizarlo. Crear activos y nuevas fuentes de ingresos que mejoren tu calidad de vida. Crear un negocio por Internet. Hacer videos a través de un canal de YouTube. Escribir un blog contando tus experiencias, viajes, etc. Nunca sabes a quien podrías estar inspirando.

Haz una lista con tus objetivos a medio plazo, y ponte una fecha para cumplirlos. Deben ser objetivos mensurables, que te estimulen y te hagan levantarte todos los días con la ilusión de conseguirlos. Eso amigo lector, es hacer cosas que están dentro de nuestra área de influencia y sí que cambian nuestra vida.

Modelando la excelencia

Bienvenido de nuevo a otro post amigo lector. Hoy vamos a tratar un tema que creo que es muy interesante, ya que puede producir cambios increíbles en nuestras vidas si estamos dispuestos a dar los pasos.

No voy a extenderme hablando de esta ciencia, pues para ello ya hay toneladas de libros hablando de la PNL (Programación Neuro Lingüística) y sus ventajas. Más bien quiero ofrecer mi visión al respecto y algunos consejos sobre creencias que son potenciadoras. Si te gusta el tema en cuestión y quieres empezar con un libro que no sea demasiado denso, pero que te dé las claves sobre las que se asienta la PNL te recomiendo Introducción a la PNL de John Seymour y Joseph O´connor.

La forma y el lugar en que vivimos, nuestra situación económica, la gente con la que nos relacionamos, cómo nos afectan los acontecimientos que nos suceden en el día a día tiene que ver con el tipo de creencias que tenemos empotradas en nuestra mente inconsciente. Algunas las desarrollamos en la niñez, otras en la adolescencia y etapa adulta, pero también traemos otras empotradas ya desde el feto. Y es que nadie nace en mitad del campo, todos traemos historias y cargas familiares que se suceden según nuestro árbol genealógico.

Es por ello que muchas veces nos saboteamos nosotros mismos en el camino al éxito. Identificar este tipo de creencias limitantes y cambiarlas por creencias potenciadoras es nuestro trabajo. Créeme sé que no es nada fácil, pero los resultados compensan con creces el esfuerzo.

Esta ciencia nos enseña la forma en que opera la mente humana y cómo toda conducta puede ser modelada para nuestro mayor beneficio y desarrollo personal.

Vivimos constantemente modelando y copiando todo tipo de cosas y conductas. Hasta nos inducen a ello mediante la televisión, neuromarketing, etc. Aunque el 95% del tiempo lo hacemos de forma inconsciente. Y para colmo, ese 5% del que somos conscientes modelamos cosas inútiles que no producen cambios significativos en nuestras vidas.

La pregunta en cuestión es: ¿Por qué reinventar la rueda?

Es más simple que todo eso. Si alguien que conocemos está donde yo quiero estar todo lo que tengo que hacer es modelar su conducta y llegaré al mismo destino. Copiar sus hábitos, en definitiva. En lugar de eso lo criticamos y entonces se produce una incongruencia entre nuestra mente consciente y la inconsciente dando como resultado frustración.

Te dejo a continuación 7 creencias potenciadoras que Anthony Robbins expone muy bien en sus libros y seminarios. Recuerda es tu cometido revisarlas y aplicártelas constantemente, pues hasta que las interiorices es un trabajo arduo que te llevará tiempo.

  1. Todo ocurre por su motivo y razón. Y todo puede servirnos.
  2. No hay fracasos, sólo resultados.
  3. Asume la responsabilidad pase lo que pase.
  4. No es necesario entender de todo para poder servirse de todo.
  5. Nuestros mayores recursos son los recursos humanos (trabaja en equipo).
  6. El trabajo es un juego (apasiónate por aquello que haces).
  7. No hay éxito duradero sin una entrega personal.

“La mente es su propio lugar, y en sí misma puede hacer un cielo de los infiernos, un infierno de los cielos”

John Milton

Hasta aquí llegamos con el post de hoy, espero que os guste y os motive a seguir indagando más sobre el tema por vuestra cuenta, os aseguro que es apasionante. Me despido de vosotros hasta la próxima.

Saludos.

El tiempo

El post de hoy se lo vamos a dedicar a un concepto que todos conocemos pues convivimos con él a diario, pero que pocos lo entienden como tal pues es muy relativo.

Podríamos decir que hay dos tipos de tiempo. El tiempo verdadero que es el instante presente (único real al fin y al cabo) y el falso tiempo, que es aquél que necesita la mente para programar tareas, recordar, organizar eventos, trabajar), muy útil, pero si nos excedemos nos causa estrés y enfermedades.

Y es que la gran mayoría no nos damos cuenta de su importancia, pues es el activo más importante del que disponemos y a la vez el más preciado pues no es recuperable. Cuando nos contratan en cualquier empresa para trabajar, lo que realmente hacemos es intercambiar nuestro tiempo por dinero. Quiero aclarar que esto no es malo ni mucho menos, siempre que te encuentres realizado y feliz con el trabajo que desempeñas, si encima estás bien remunerado mejor que mejor. El problema surge cuando desempeñas un trabajo o cualquier otra actividad únicamente a cambio de dinero, el hastío y la frustración está servido.

Vivimos en una sociedad muy rápida y cada vez más llena de estímulos. Y uno de los conflictos que más estrés genera es que tiempo y tarea no vayan acompasados. ¡No me da tiempo a esto!¡Imposible acabarlo para tal fecha!¡A ver si sacamos tiempo y nos vemos!. Parece que la premisa es correr todo el día, terminar una cosa y empezar otra. Añorar aquello que ya se fue y desear aquello que aun no tenemos, pero nunca disfrutar lo que ya está conseguido.

Por si fuera poco somos la generación multitarea, nos han vendido la idea de que tenemos que ser megaproductivos y además atender varias cosas a la vez, si no, algo falla.

Stephen Covey nos deja su particular matriz del tiempo, con la que nos arroja una visión muy interesante acerca de lo urgente y lo importante, pues no son lo mismo.

fullsizeoutput_4e4

 

  • Cuadrante 1: Lo importante y urgente.

Enfócate en ellas pues son las que dependen de ti y requieren de mucha energía.

  • Cuadrante 2: Urgente pero no importante.

Son aquellas tareas que no son tu prioridad, quizás sea la de tu jefe o alguien con capacidad de organizar tu tiempo. Intenta delegarlas lo más pronto posible.

  • Cuadrante 3: Ni importante ni urgente.

¿Tiempo que se va y no sabes cómo?. A no ser que te sobre tiempo, intenta desecharlas. Pues tienen que ver con aquellas tareas que nos roban tiempo gratuitamente (mail, redes sociales, whatsapp). Calcula el tiempo que se va al final del día cada vez que las consultas.

  • Cuadrante 4: Lo importante y no urgente.

Tu segunda prioridad a la hora de abordar tareas. Pues son cosas o asuntos que de no acometerlos en tiempo y forma acabarán pasando a ser urgentes.

Uno de los secretos de la felicidad es vivir plenamente el tiempo de que disponemos y emplearlo en tareas que para nosotros tengan sentido.

Amigo lector espero que este post te sirva para concienciarte de la importancia de aprovechar tu tiempo en aquello que más te gusta pues es limitado. Me despido hasta el próximo post. Saludos.