RECUERDA TU PORQUE

Fighter

Cuando hemos tomado ya la decisión de recorrer el camino que nos llevará a convertimos en la persona que queremos ser habrá ocasiones (más de una vez) en las que el monstruo de la mediocridad nos hará preguntarnos ¿para qué hacemos esto? ¿por qué esforzarnos cuando podemos quedarnos en el mismo lugar donde hemos estado los últimos 5años?…

Estos son momentos críticos que hay que tener en cuenta que tarde o temprano llegarán. Siempre llegan para todos, y es por eso que hoy, querido lector, quisiera que escribieras tu porque.

Escribe una lista de la razón o de las razones más fuertes que te impulsaron para aceptar el reto que tienes en mente ahora.

Quiero que apuntes en un papelito la razón más fuerte que te llevo a tomar iniciativa en ese camino. Ya sea; conseguir más ingresos económicos porque quiero dar una vida mejor a mi familia, bajar de peso porque quiero tener un cuerpo de aspecto saludable y además quiero sentirme mejor, aprender inglés porque este año iré a ese pais que siempre he querido conocer, etc.

Tu lista no tiene que ser muy larga, pero si tiene que ser sincera, es decir, si estas en el camino es porque tu deseo de conseguir tu meta fue mucho mayor que tu deseo de comodidad. Asique, sea cual sea la razón que te llevo a tomar iniciativa tiene que estar muy clara. Para que cuando la lees automáticamente tu subconsciente la recuerde y te de ese empujón que necesitas para seguir adelante.

Otra cosa que también te sugiero que hagas es, no hacerte solo una lista, sino, hacerte tres listas iguales. Pega una en el espejo en el que te miras todos los días nada mas levantarte, guarda otra en tu billetera y esconde la última en ese lugar que no miras frecuentemente pero que sabes que tarde o temprano tienes que mirar, es agradable encontrarte con tu porque cuando menos te lo esperas. 😉

Espero, amigo lector, que estos tips te sirvan a ti también como me ayudan a mi cada día para seguir adelante en mi camino.

Saludos y hasta la próxima.

SUEÑA EN GRANDE

Si te pones a pensar en todos los sueños que has ido cumpliendo a lo largo de tu vida, ambos sabemos que, han sido pocos. Todos pasamos por lo mismo. 🙂

Pero no te sientas mal por ello, hoy quiero compartir una pequeña reflexión contigo.

Pensando en todas las metas que me he puesto a lo largo de la vida y que no he conseguido cumplir he sacado una conclusión algo interesante.

Entre más grande sea mi objetivo más avanzaré, aunque no llegue a mi meta.

casi-llego

Permíteme te explico;

  • Cuando pesaba 90 kilos, me puse como meta al año llegar a 70 y estar súper definido. No lo conseguí, pero terminé el año con 75 kg aprox. y un buen físico.
  • En mi primer año de universidad, mi meta era terminar con un promedio de 9 o 10. No lo conseguí y terminé con un promedio de 7,8.

Puedo ponerte más ejemplos, pero ese no es el objetivo. Solo quiero que aprecies que en ambos casos de haberme limitado y haberme puesto un límite inferior lo más probable seria que el resultado final también sería inferior.

Seguro tú tienes tus propios ejemplos. Solo piensa en esas veces que te has propuesto conseguir algo, pero, a pesar de no haberlo conseguido has avanzado un montón en tu carrera.

Por eso, es mejor ponerse grandes metas que, aunque no se lleguen a cumplirse te llevarán más lejos que metas pequeñas que se cumplen.

Saludos, amigo lector.

BENDITA INCOMODIDAD

Hola querido lector, esta vez te quiero contar una experiencia personal que me enseño un par de cosas útiles, tanto, para la vida laboral, como, para mi vida en general.

Acababa de cumplir los 18 años de edad y algo me decía que ya debía empezar a pagarme mis cosas yo solito, sin esperar a papi ni a mami.

Mi amigo Dave llevaba un par de meses trabajando en una pequeña pizzería familiar y para la época de verano necesitaban gente en el negocio. No dude ni un segundo cuando me dijo de ir con él a trabajar.

La dueña del local era una dulce ancianita con una mirada vivaz y llena de energía, pues le gustaba su trabajo y sabia como manejarlo. Durante los dos primeros años que trabajé ahí las cosas iban estupendas, el local siempre estaba lleno, la relación con los compañeros era estupenda, solíamos tener algunos incentivos por nuestro trabajo. Pese a que el trabajo era algo duro yo me sentía bien por el trato que recibía y el sueldo que me llegaba a fin de mes.

Pero todo cambio cuando su hijo tomó el mando del negocio.

Él era una persona autoritaria, y todo debía hacerse como él decía, porque él lo decía y las cosas no se discutían. Está bien que al ser el jefe del local impusiera sus reglas, pero su ego no le dejaba ver más allá de su nariz. Y al no tener en cuenta a sus empleados todo iba cambiando de apoco. Aparte de imponer algunas normas que afectaban directamente al negocio, como disminuir la calidad del producto, había otras que generaba conflicto entre los compañeros, pues no sabía cómo llevar el local.

Durante mi último año en la pizzería, vi como todo iba degenerando en el negocio. Los días en los que no me importaba ir a trabajar desaparecieron, pues llegué a un punto en el que detestaba mi trabajo por todo el desastre y malos rollos que se habían ido generando de apoco. Ya no me sentía cómodo trabajando ahí y lo dejé.

De mi primer empleo he aprendido tres cosas fundamentales:

  1. Los dos primeros años de comodidad en el negocio me cegaron para seguir creciendo como persona, es decir, de no haber cambiado nada en el local aun seguiría haciendo pizzas y no estaría aprendiendo sobre libertad financiera, trabajar desde casa, obtener ingresos por Internet y demás cosas que he ido aprendiendo.
  2. Aprendí que, si eres un buen líder, como mi jefa, tus empleados te respetaran y generaras un buen ambiente laboral que te permitirá sacar el máximo rendimiento de producción. Pero si eres un mal jefe, como mi jefe, tus empleados te odiarán y el entorno que se formará en la empresa hará que tu producción disminuya o, por lo menos, no le sacarás el máximo beneficio.
  3. Por último, que no hay mal que por bien no venga. Después de dejar ese empleo empecé a trabajar en otra empresa más acorde a mis objetivos de vida y con un grupo de personas estupendo.

Lamento haber hecho el post demasiado largo, pero espero que por lo menos no te hayas dormido con mi historia. 🙂 🙂

incomodo.jpg